?Qué es SER? Tratamiento Modelo de atención Instalaciones ?Por qué elegir SER? Equipo Blog
preguntas frecuentes inicio
Llámanos, podemos ayudarte
(01-222) 231-7626  •   231-7574   •   248-3324

Las drogas de síntesis

0

drogas de sintesisSe trata de un concepto más social que farmacológico. Son psicofármacos sintéticos producidos de forma clandestina y que, estructural y farmacológicamente, se parecen a algunas sustancias controladas mediante convenios internacionales (psicoestimulantes, alucinógenos, etc.).

Al parecer, el término “designer drugs” (“drogas de diseño”, por el que empezaron a conocerse estas sustancias) fue creado en los años sesenta por Gary Henderson, un farmacéutico de la Universidad de California, incorporando un doble sentido:

1.Drogas que podían fabricarse en laboratorios clandestinos y “diseñarse” a la medida del consumidor para imitar los efectos de otras drogas cuyo tráfico era delito.

2.Drogas que, por su estructura química novedosa, no estaban incluidas en los convenios internacionales de fiscalización de sustancias, evitando así la actuación de la justicia.

Las drogas de síntesis se están afianzando en las nuevas generaciones de jóvenes más como un fenómeno sociocultural que se inviste de señas de identidad peculiares y sin precedentes en los modos de consumo anteriores, que como un hecho individual y aislado. Esto obliga a explorar en profundidad los enclaves sociales y la significación que el uso de drogas de síntesis tiene atribuida en el contexto en que se está desarrollando.

La expansión del consumo de pastillas de éxtasis y otras sustancias afines se produce en un marco social de rechazo al consumo de heroína y todo lo relacionado con esta modalidad de consumo, es decir, sobreviene en un momento de crisis de otras drogas por lo que, por extrapolación, tiende a señalizarse en función de rasgos contrapuestos.

Rehuye lo individual constituyéndose en un acto fundamental y esencialmente colectivo y grupal. Su uso posee significado de elemento facilitador de la sociabilidad, la relación enmarcada en el propósito de la diversión y el ocio.

El consumo de drogas de síntesis forma parte y se completa con elementos ambientales muy concretos que aportan esas señas de identificación/diferenciación entre ésta y otras formas de consumo: locales multitudinarios, con apariencia industrial, donde sólo se baila un determinado tipo de música, envuelto en recursos visuales específicos, etc.

El ambiente subcultural y de ocio donde se instalan se caracteriza por aportar innovación tanto a la conducta de las personas que las frecuentan como al modo de divertirse. Estos patrones de comportamiento se difunden y ponen de moda rápidamente entre un sector de población que busca contar con su propia identidad y en perfecta consonancia con su necesidad de autoafirmación frente al resto de la sociedad.

El consumo se produce entre el grupo de amigos, resaltando el componente de confianza y afinidad que ello conlleva, enraíza así el sentimiento de pertenencia al ámbito de relación más próximo. Su mayor incremento se da en los períodos temporales destinados al ocio, fines de semana, períodos festivos y estación veraniega.

Las nuevas drogas de síntesis se están afianzando en las rutas nocturnas de una nueva generación de jóvenes que busca evadirse, transportar su mente lejos e investigar nuevas sensaciones de escape.

Su consumo se propaga más como una cultura que como un vicio y, más que un fenómeno individual, se trata de un asunto grupal, una práctica pública y rutinaria, que se constituye en un fenómeno de afirmación frente a la sociedad. Los marginados de hace unos años eran marginados por obra de la sociedad; ahora, en la imaginación, la sociedad es la marginada.

Su impulso de rechazo a las órdenes colectivas y adultas es su forma de afirmarse y rebelarse, no ven posibilidades de transformar nada ni en el orden político ni económico.

Las drogas de sintesis pueden llegar a ser mucho más peligrosas que la cocaína o que estimulantes de diseño como el speed y el éxtasis (MDMA). Su gran riesgo se produce mientras duran los efectos de su ingestión. Durante una o dos horas, depende de la dosis, el consumidor puede llegar a sufrir un vacío de memoria y no ser consciente de sus actos.

Fuente: www.juntadeandalucia.es

Share.

About Author

Clinica Ser, centro especialista de rehabilitación para la desintoxicación y tratamiento de Adicciones.En Ser todos los días cumplimos sueños, construyendo vidas.http://www.clinicaser.com

Leave A Reply